Empiezas a ver que hay etapas en tu vida de la misma manera que hay estaciones en la naturaleza. Hay épocas para cultivar y crear, en las que nutres tu mundo y das nacimiento a nuevas ideas y aventuras. Hay épocas de abundancia, en las que la vida se siente en pleno florecimiento, energetizada y en expasión. Y hay tiempos de fructificar cuando las cosas llegan a su fin. Han alcanzado su climax y deben ser cosechadas ants de que empiecen a decaer. Y finalmente, por supuesto, hay épocas en las que la primavera de nuevos comienzos se ve como un sueño distante. Esos ritmos en la vida son eventos naturales. Se entretejen uno en el otro como el día sigue a la noche, trayendo no mensajes de esperanzas y miedo, sino mensajes de como son las cosas. Si aceptas que cada etapa de tu vida es un evento natural, entonces no serás dominado, empujado de un lado a otro por los cambios en las circunstancias y estados de ánimo que la vida te presenta. Encuentras que tienes la oportunidad de estar plenamente en el mundo en todo momento y demostrarte como un individuo valiente y orgulloso en cualquier circunstancia.

CHOGYAM TRUNGPA

>> Reflexión